La Defensora pide a Naciones Unidas una vigilancia especial sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia

La Defensora pide a Naciones Unidas una vigilancia especial sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia

12 de marzo de 2020

La Defensora pide a Naciones Unidas una vigilancia especial sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia

La Defensora el Pueblo, Nadia Cruz, pidió al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas una “especial vigilancia” sobre Bolivia y la visita de relatores especiales, en vista de que los tratados del organismo internacional se encuentran amenazados en el país.

“Les solicitamos: Especial vigilancia sobre Bolivia con la urgente visita de los relatores especiales; y restituir la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en el país y que emita prontamente su informe sobre violación de derechos humanos en el conflicto poselectoral”, requirió Cruz, en su  intervención ante el consejo para la adopción del Examen Periódico Universal (EPU), realizada en Ginebra, Suiza.

La Defensora expuso sobre la situación de los derechos humanos en Bolivia y relató las violaciones por parte del Estado boliviano. “La vigencia de los tratados de Naciones Unidas se encuentra amenazada por la sistemática conducta gubernamental de violación de derechos humanos, que dejó 35 muertos, 833 heridos y 1.504 arrestos y/o aprehensiones”, rememoró acerca del conflicto poselectoral vivido en Bolivia, después de los comicios del 20 de octubre de 2019.

También dijo que se vive una situación de persecución política-judicial en contra de exautoridades y sus allegados, y puso como ejemplo que en los últimos cuatro meses se registraron 22 casos de sedición, cuando el año pasado solo hubo dos.

Denunció que los salvoconductos se emiten de manera arbitraria, con lo que se transgrede el derecho internacional, y apuntó que el gobierno calificó de sedición a los actos de los trabajadores de la prensa, que considera contrarios a la información oficial.

Finalmente, la Defensora reveló que el funcionamiento del Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura está afectado, y que la Defensoría del Pueblo es objeto de amedrentamiento, violencia psicológica y persecución judicial por parte del actual gobierno.

Los estados que participaron en el EPU hicieron 239 recomendaciones al Gobierno boliviano, que aceptó implementarlas; sin embargo, el Estado de Bélgica alertó que la referida a la protección a la Defensoría del Pueblo es “muy general” y pidió revisarla para garantizar el trabajo de esta institución y la equidad de género.